Por obvias razones, siempre hemos temido a ser picados o mordidos por algunas criaturas que sabemos inyectan a los humanos de su letal veneno. Sin embargo, en los últimos años se han realizado diversos estudios que han demostrado que las sustancias tóxicas fabricadas por estos animales, pueden ser el remedio para varias enfermedades, si se usan en pequeñas dosis.

 

Veneno de las abejas combate el SIDA

La abeja Apis mellifera, posee una toxina llamada melitina que puede destruir el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) sin dañar las células del organismo. Para comprobarlo, científicos de la Universidad de Washington, en EE. UU., bombardearon con nanopartículas de esta sustancia al virus. El ataque consiguió agujerear la envoltura protectora que lo rodea hasta destruirlo. “A diferencia de los fármacos clásicos, que impiden que el VIH se reproduzca, pero no lo matan, nuestro tratamiento ataca a una parte esencial de su estructura y acaba con él”.

apis_mellifera_-_brassica_napus_-_valingu

Veneno de víboras combate el alzhéimer

Para contrarrestar los daños producidos por el alzhéimer, se ha empleado el veneno de la víbora de Russell, Daboia russellii (del hindú daboia, ‘la que acecha’). Una serpiente india a la que se le atribuye la mayor parte de casos de muertes en el mundo causadas por mordeduras, pero que usado su veneno en pequeñas dosis ha demostrado ser capaz de romper la proteína beta-amiloide en fragmentos no dañinos.

Otra serpiente, la terciopelo (Bothrops asper), produce también toxinas que combaten el alzhéimer y que ya han sido imitadas sintéticamente por expertos en biomedicina de la Universidad de Monash (Australia). Si su aplicación clínica prospera, la demencia tendría los días contados.

235

Veneno de monstruo de Gila combate diabetes

El monstruo de Gila, es un lagarto que se alimenta tres veces al año y almacena la energía en su cola. A pesar de seguir una dieta tan irregular, siempre mantiene los niveles de glucosa constantes. ¿Cómo? Un veneno de su saliva, la exendina 4, es la razón. Pues su versión sintética, se emplea para tratar la diabetes.

El medicamento se administra bajo la piel y hace que en el páncreas se eleve la secreción de insulina, una de las hormonas que controla los niveles de azúcar y que en los diabéticos no se secreta.

informacion-sobre-el-monstruo-de-gila-2

Veneno de ranas combate el cáncer

Los chinos han descubierto que, para tratar el dolor de muelas, el cáncer y los problemas cardiacos. Los venenos que secretan en su piel las ranas y los sapos son de gran utilidad. Pero el cáncer no es la única enfermedad que debe echarse a temblar ante las propiedades del veneno de la rana.

Ya que también contiene otra proteína que activa la angiogénesis y que reúne el potencial de “tratar todo tipo de dolencias que requieren que los vasos sanguíneos se reparen a toda velocidad, desde la cura de heridas y los trasplantes hasta las úlceras diabéticas y los daños causados por infartos”, comenta Chris Shaw, de la Universidad Queen’s de Belfast, en Irlanda.

ranitas_0

Veneno de serpiente combate la hipertensión

Se trata de la yararaca, Bothrops jararaca, una peligrosa serpiente de metro y medio de longitud. Que después de observar su mordedura, se informó que esta provocaba una inmediata caída de la presión arterial. Y fue hace medio siglo que el farmacólogo Sergio Ferreira, demostró que el tóxico actuaba sobre la bradicinina, una molécula que se forma en las plaquetas relacionada con la dilatación arterial. De ahí nació captopril, que puede presumir de ser el primer fármaco aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA, por sus siglas en inglés) con un veneno para uso terapéutico. Por lo que hoy en día son varios los hipertensos los que lo toman.

bd6a5643331537af6ba6d4e2ef06eb95

 

giphy-57