¿Haces ejercicio para bajar de peso, para fortalecerte, para mejorar tu condición o simplemente porque lo disfrutas?

Cualquiera sea tu razón para poner en movimiento a tu cuerpo, es un hecho que éste se transforma de muchas maneras cuando lo sometes a la actividad física.

 

Más allá de tu meta, estos son algunos de los cambios que pasarán en tu cuerpo sin que tú te des cuenta:

1. TU PIEL brillará y lucirá más limpia, ya que eliminarás toxinas y el sudor abre los poros, lo que ayuda a corregir el acné.

 

2. DORMIRÁS MUCHO MEJOR, ya que si haces ejercicio por la mañana, éste utilizará la noche al máximo para recuperarse.

 

3. ESTARÁS MÁS ALERTA ya que tu flujo de sangre incrementará y eso beneficia a tu cerebro. Las células del cérebro funcionarán en niveles más altos, volviéndote más alerta y despierto durante el ejercicio y más enfocado después de éste.

 

4. TU RITMO CARDIACO MEJORARÁ porque cuando te ejercitas, el ritmo cardiaco aumenta para que circule más oxígeno y más rápido. Mientras más ejercicio haces, más eficiente se vuelve tu corazón en este proceso, para que puedas ser cada vez más fit.

 

5. LAS TAREAS SE IRÁN HACIENDO MÁS FÁCIL. Los primeros días llorarás después de hacer una serie de abdominales, y con el tiempo y constancia, esa misma serie te será más fácil y dolerá menos, gracias a que tus músculos se han fortalecido.

 

6. SERÁS MÁS RESISTENTE AL DOLOR que antes no soportabas. Primero te dolerá todo, ya que se crearán pequeños rasgones en tus músculos, lo cual los ayuda a volverse más grandes y fuertes mientras se curan. Estar adolorido sólo significa que tus músculos están cambiando.