Montannah Kenney, de Austin, Texas, se convirtió en la niña más joven escalar la montaña más alta de África: el Kilimanjaro. La pequeña logró esta hazaña para honrar a su difunto padre con la idea de que al estar en lo alto estaría “más cerca del cielo”.

Montannah escaló la montaña junto con su madre, Hollie Kenney, una ex triatleta profesional que además fue su entrenadora. La idea surgió el año pasado cuando la niña escuchó a Hollie preguntarles a sus amigos si querrían escalar la montaña.

Ella me dijo: Mami, quiero hacerlo también… No descarté lo que dijo, pero sabía que no sabía la magnitud, así que comenzamos a investigar y mirar videos. Fui muy real con ella, y le expliqué que las personas pueden enfermarse mucho, que tendríamos que entrenar mucho y que no sería una tarea fácil”, dijo Hollie Kenney a un diario norteamericano.

La edad mínima para escalar el Monte Kilimanjaro es de 10 años, pero han existido caso de niños más pequeños por esta razón Hollie se animó a entrenarla con caminatas de cuatro a ocho horas los fines de semana y otras más entre semana.

Montannah y su madre llegaron a la cima del Monte Kilimanjaro el 16 de marzo, solo dos meses antes del cumpleaños número 8 de Montannah.

montannah-1_1