Bañar a un gatitio es todo un reto. En general estos animalitos no son muy amigables con el agua.

Los gatos son muy limpios siempre se están lavando, sin embargo esto no es suficiente para que estén limpios. Por eso te recomendamos bañarlos, a continuación te mostramos 7 tips para que esto sea más sencillo para ti y tu mascota:

1. Ten a la mano los artículos de baño

Cepillo, jabón, shampoo, aceite mineral, alfombra de goma, esponja de ducha, bolitas de algodón y dos toallas.

2. Hazlo sentir seguro

Coloca una alfombra de goma en la bañera: tu minino se sentirá mucho más seguro si no se resbala. Prepara el champú y/o acondicionador adecuado para tu mascota.

3. Prepáralo antes de bañarlo

Antes de abrir el agua cepíllalo para eliminar el pelo muerto y desenreda los nudos que pueda tener. Retira el pelo caído en la bañera. Aplica una gota de aceite mineral en la esquina de cada ojo del minino para evitar que le entre jabón. Coloca unas bolitas de algodón en sus oídos para impedir la entrada del agua.

4. Observa el estrés de tu minino

Si ves que tu minino se está poniendo nervioso y agresivo, sácalo de la bañera y deja que se marche. Vuelve a intentarlo en una o dos semanas.

5. La temperatura del agua ideal

Abre el agua y regúlala para que esté templada (unos 38°C). Con suavidad ve mojando a tu minino asegurándote de que el agua llegue a todos los rincones de su cuerpo, excepto en la cara porque el agua caliente puede crear infección en sus ojos y oídos.

6. Aplica el shapoo correctamente

Aplica shapoo en el resto del cuerpo del minino y frótalo con cariño para lavar su cuerpecito. Con la esponja de ducha ve limpiando a tu minino ayudándote de pequeños masajes con una de tus manos.

7. Protege su carita

Aplica un poco de shapoo en una toalla mojada y con ella lava cuidadosamente la cara de tu minino, procurando no tocar la zona de los ojos ni los oídos. Con otra toalla mojada, pero sin jabón, limpia la cara de tu mascota.