Uno de los elementos más usados por el sector hotelero es el vidrio, principalmente por las vistas panorámicas. En la actualidad, las normas internacionales toman en cuenta tres factores que el material debe cumplir: resistencia al viento, impactos (de objetos que el huracán pueda lanzar) y presión.

El consorcio Grupo Tecno desarrolló un “sistema antihuracán”, que consiste en la instalación de vidrios laminados con una capa intermedia estructural con mayor rigidez, de manera que el cristal sea cinco veces más fuerte que el convencional.

Hoteles como JW Marriot, en Los Cabos, Secrets en Cancún y Las Olas en Acapulco ya tienen este sistema.

aplausos