Alrededor de 5 mil pasajeros a bordo de un crucero de la empresa Norwegian Breakaway vivieron con miedo durante tres días debido a que el capitán del barco navegó atravesó del “ciclón bomba” que azotó Estados Unidos.

La tormenta invernar Grayson se fortaleció hasta convertirse en un “ciclón bomba”, con acumulaciones de hasta cuatro centímetros de nieve en algunas áreas.

La embarcación, que salió de las Bahamas a Nueva York, se encontró con fuertes lluvias y nieve durante tres días, después de que el capitán no detuviera el viaje y atravesara la ola gélida.

La decisión del capitán fue cuestionada por los pasajeros por no suspender el viaje, arriesgando la vida de casi 5 mil personas.