La policía de tránsito en China ha implementado un nuevo método de seguridad para proteger la vida de los peatones distraídos o imprudentes, ha instalado dispositivos que rocían agua a quienes crucen las calles sin poner atención.

En la ciudad de Daye, en la provincia central de Hubei, se instalaron una serie de bolardos en un cruce de peatones que rocían los pies de los peatones que intentan cruzar cuando el semáforo está en ‘alto’.

El sistema funciona utilizando un sensor láser que identifica el movimiento fuera de la acera cuando la luz aún está en rojo. Luego, emite spray de agua y anuncia: “Por favor, no cruce la calle ahora, cruzar es peligroso”.

Según la Organización Mundial de la Salud, en China hubo más de 260 mil muertes por accidentes de tránsito en 2013.