Una de las fantasías más comunes es tener relaciones sexuales en el agua ya que casi no hay ropa y los jugueteos crean la atmósfera perfecta, sin embargo, esta práctica no es recomendable.

Para comenzar, el agua de las albercas tiene muchas bacterias las cuales podrían terminar en tu vagina al momento de la penetración, con lo que puedes contraer infecciones y ni hablar del cloro, esta sustancia podría irritarte o alterar el pH en tu zona íntima.

Además, hay mitos alrededor del sexo en el agua como el que: hacerlo bajo el agua evitará las infecciones de transmisión sexual o los embarazos, pero esto es totalmente falso. Mientras haya contacto entre dos personas, con semen y fluidos corporales una infección o un embarazo es posible.

Tampoco utilizar condón bajo el agua es recomendable ya que por la falta de lubricante natural el preservativo se puede romper.

Por estas razones no es recomendable mezclar el sexo y el agua.