Desde 1929, el 4 de octubre se celebra en muchos países el Día Mundial de los Animales, para sensibilizarnos sobre los derechos de los animales y la conservación de las especies.

Este día se eligió en honor a San Francisco de Asís, quien fue de los primeros seres humanos en considerar que los animales también eran “creación de Dios” y, por lo tanto, gozaban de derechos como los humanos, sin distinción ni sentido de superioridad.

Esta fecha también tiene la finalidad de informar sobre cuidados ambientales que puedan beneficiar la supervivencia de los animales que se encuentran en peligro de extinción.