Estudios han demostrado que el 53% de las mujeres y casi la mitad de los hombres en Estados Unidos han utilizado un vibrador. Si te gustaría conocer esta experiencia, lo mejor que es consideres estas recomendaciones básicas para que todo salga perfecto y lo disfrutes al máximo.

¿Lo vas a comprar para ti sola o para “compartir”?

Hay infinidad de formas, tipos y usos, algunos están diseñados especialmente para hacerte gozar a solas y otros para jugar con tu pareja.

¿Qué tipo de estimulación estás buscando?

Debido a la gran variedad de vibradores, hay algunos especialmente enfocados en estimular tu punto G, otros que se centran en el clítoris, o algunos que dan estimulación anal, también existen los llamados multiorgásmicos que te harán disfrutar aún más.

Aquí el tamaño SI importa

El tamaño y diseño del vibrador son esenciales, debes sentirte cómoda con él, sin que te moleste, además, puede ser lo suficientemente discreto como para poder llevarlo a dónde tú quieras.

Las 3 reglas de oro

Una vez que hayas encontrado él o los adecuados, ten claras estas reglas:

  • Utiliza siempre lubricante para comodidad y evitar rozaduras
  • Lava con jabón neutro o limpiador especial todos tus juguetes, guárdalos en su caja y mantenlos libres de polvo
  • Nunca utilices el mismo juguete para diferentes orificios.

Ahora sí ¡que el juego empiece!