Las luces que iluminaron el cielo de la Ciudad de México durante el sismo de ayer son un fenómeno natural producto una carga electromagnética.

Según el artículo académico de la organización GeoScienceWorld, experta en temas de ciencia de la tierra, dijo que estos fenómenos luminosos ocurren porque un sismo genera una fricción sobre la capa de la Tierra, lo que produce que electrones salgan disparados hacia el cielo y entren en contacto con la capa de la atmósfera terrestre (conocida como ionósfera).

Cuando los electrones hacen contacto con la ionósfera, se producen auroras boreales o australes que son las luces que vemos en el cielo cuando se registra un sismo, aunque no siempre ocurren.

Estas han aparecido en otros sismos como el de L’Aquila, en Italia, en 2009, también durante el terremoto de Pisco, en Perú, de 2007 y el terremoto de Fukushima en Japón de 2011.

En México se pudieron apreciar así: