Dejar de comer por más de seis horas cuando estas despierta se considera ayuno y puede pasar en cualquier momento del día, no únicamente cuando dejas de desayunar.

Ayunar es dejar sin glucosa al cerebro, lo que es equiparable a dejar sin gasolina a un auto. Esto ocasiona que la capacidad de concentración y memorización disminuya, y si es muy seguido puede provocar daño neuronal irreversible.

El especialista Carlos Alberto Aguilar afirma que: “Hay muchos estudios que han demostrado que la omisión del primer alimento del día y también de horarios en la estructura para el resto de los alimentos aumenta el riesgo de obesidad, de hipertensión y diabetes

Algunas de las razones más comunes por las que algunas personas no desayunan u omiten alguna comida fuerte es por ir tarde al trabajo a la escuela, la inapetencia y el deseo de bajar de peso, siendo esta última una idea totalmente errónea, ya que cuando alguien come literalmente hambriento pierde el control de la saciedad y consume todo lo que puede.

Lo mejor es tener horarios regulares para comer y elegir alimentos naturales antes que los productos procesados y empaquetados.