La primera restricción cuando vas a comenzar una dieta sin duda es el alcohol, antes que el pan o las frituras. Esto se debe a una sencilla razón: las bebidas alcohólicas contienen muchos azúcares.

Aunque si tu objetivo es bajar de peso lo más recomendable es abstenerte de beber alcohol ya que no aporta nutrientes y obstaculiza la pérdida de peso. Sin embargo, si lo que buscas es llevar un estilo de vida saludable en compañía de una copa a continuación te damos opciones que son bajas en calorías, azúcar y carbohidratos.

Bebidas destiladas (vodka, tequila, whisky): un trago sencillo de 1.5 onzas de licor sin sabor, tiene aproximadamente 100 calorías. Y lo mejor de tomar una copa en las rocas es que estos licores no contienen carbohidratos o azúcar.

Champán: Un vaso de 4 onzas de champaña contiene aproximadamente 90 calorías, 1.6 gramos de carbohidratos y menos de un gramo de azúcar, lo que lo convierte en una opción ideal.

Vino tinto: una copa de 5 onzas de vino tinto tiene alrededor de 125 calorías, 4 gramos de carbohidratos y aproximadamente un gramo de azúcar, dependiendo del tipo de uva.