Un hombre de 36 años, llamado Kenny Ollernshaw tiene uno de los tatuajes más peculiares del mundo: un cuerpo miniatura conduciendo un auto, esto por su gran fanatismo hacia los motores y cosas mecánicas.

 

 

El diseño, fue realizado en uno de los estudios más icónicos de Reino Unido, fue plasmado en el pecho de Kenny después de varias pruebas.

 

giphy-78