Muchas veces tenemos la duda de cuánto es el tiempo adecuado para esperar entre un hijo y otro, especialmente cuando hablamos del primogénito, pues según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tiempo ideal después del nacimiento de un bebé es de dos años.

Estos 24 meses es el tiempo que necesita el cuerpo de una mujer para que se recupere y esté preparado para concebir nuevamente sin tener consecuencias.

Cuando pasaron 12 meses o menos, el embarazo se considera de medio riesgo, poniendo en peligro la salud materna, perinatal e infantil ya que existen mayores probabilidades de padecimientos como aborto, peso bajo en el recién nacido, desprendimiento de la placenta, etcétera.

Cuando pasa el año se reducen en un 30% la mortalidad materna y 10% la mortalidad infantil. Sin embargo, tampoco es recomendable dejar pasar más de 48 meses porque pueden regresar las dificultades anteriores.