Lucir una piel radiante es una poderosa arma de belleza y la clave para verte siempre joven, pero a veces la descuidamos y no somos conscientes de todos los factores a los que está expuesta y que pueden deteriorarla de manera irreversible.

1.- Come más sandía. El primer paso para una piel limpia y saludable es teniendo suficiente líquido en el cuerpo. Hidrátalo bien no sólo con agua, sino con alimentos como el melón, la sandía y uvas, que aportan una gran fuente de hidratación al cuerpo.

2.- Date un respiro. Deja descansar tú piel, no la satures de maquillaje que tapen los poros y eviten una correcta oxigenación en la misma.

3.- Usa faciales. Ve a hacerte un facial por lo menos una vez en ese mes para ayudar a mejorar la lozanía de la piel.

faciales

4.- Exfóliate. Si tienes más de 25 años este proceso te ayudará a mejorar la textura de tú piel.

5.- Consume suplementos. Además de tus hábitos alimenticios, consume suplementos especiales como vitamina B12, Q10 y Omega 3, los cuales incrementarán el metabolismo, y mejorarán la salud no sólo de tú piel, sino del cuerpo en general.

suplementos

6.- Duerme. Ningún tratamiento funcionará en tu piel sino duermes mínimo 8 horas cada noche.

7.- Limpia tus brochas. Cuantas veces descuidamos este aspecto tan importante, sino lavas correctamente tus brochas con agua y shampoo, entras en riesgo de que se haya alojado una bacteria y te cause imperfecciones en la piel.

brochas

8.- Menos estrés. La rutina diaria y las dinámicas familiares, terminan en una piel apagada, opaca y sin vida; así que déjate llevar.