Existen muchas teorías sobre por qué los mosquitos pican más a unas personas, mientras a otras ni las tocan. Sin embargo, sabemos con seguridad que la genética y la química de nuestro cuerpo son claves para entender esta atracción. Estadísticamente sólo 1 de 10 personas son particularmente atractivas para los mosquitos.

El tipo de sangre es otro factor determinante. En un experimento se reveló que los mosquitos preferían más a las personas con tipo de sangre O que a las personas con tipo de sangre A.

Si tu tienes sangre tipo O y tu mezcla química es atractiva para los mosquitos, LO QUE DEBES HACER simplemente es tomar algunas medidas preventivas extra para mantenerlos alejados como:

Tapar las zonas expuestas de tu cuerpo.

Poner algunas hierbas y plantas que naturalmente alejan a los mosquitos en tu jardín o zona de estar. Algunas son la albahaca, la menta, el laurel, la lavanda y la citronela.