Algunas de las finalistas del concurso de belleza brasileño Miss Bumbum, dedicado a encontrar el mejor trasero del país, protestaron contra el abuso sexual.

Las concursantes decidieron posar con bikinis hechos con bistecs de res, para lo que utilizaron 50 kilos de carne cruda y ocho horas de trabajo entre maquillaje, producción y fotografía.

No somos sólo un pedazo de carne. Nos culpan por ser demasiado sexy. Y con las actrices de Hollywood, ¿cuál es la excusa?” dijeron las participantes en solidaridad con las víctimas de acoso sexual por parte de Harvey Weinstein.

Las fotos fueron publicadas en la cuenta de Instagram del concurso hace un par de semanas, pero ayer durante la final del concurso la polémica se volvió a abrir.