Este martes se colocó la primera piedra de la nueva embajada de los Estados Unidos en la Ciudad de México en la zona conocida como Nuevo Polanco.
La obra tendrá un costo de 943 millones de dólares, con una extensión 3.4 hectáreas. Se estima que en esas instalaciones trabajarán dos mil 500 ciudadanos estadounidenses, mexicanos y de terceros países aproximadamente; mil 200 de estos serán trabajadores locales.
Con la presencia de Roberta Jacobson, embajadora de Estados Unidos en México; Alfonso Navarrete, secretario de Gobernación; Carlos Sada, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores; Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, y Xóchitl Gálvez, jefa delegacional de Miguel Hidalgo.