El mamífero más alto del reino animal: la jirafa está en peligro de extinción, así lo informó la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, ya que la población de la especie ha descendido un 40% en las últimas tres décadas y únicamente quedan 97,600 ejemplares.

Las jirafas son animales únicos pueden alcanzar los 5.8 metros de altura, llegan a pesar entre 750 y 1600 kg, además, sus cuernos y su larga lengua azul son algunas de sus características únicas y por lo que han llamado la atención de muchas culturas a lo largo de la historia.

Las principales causas de que esta especie haya pasado de la categoría de “preocupación menor” a “vulnerable” son:

  • La pérdida de su hábitat a causa de la deforestación.
  • Problemas y disturbios civiles, como la violencia étnica, milicias rebeldes u operaciones militares.
  • Cambios ecológicos.
  • Y la principal: la caza ilegal o fortuita.

El último punto es muy importante, ya que las diferentes partes del cuerpo de las jirafas están muy demandadas: la carne es utilizada como fuente de alimento, la cola se utiliza como matamoscas y el pelo para pulseras e hilo. Su piel también es usada para fabricar escudos, sandalias y ropa o instrumentos musicales.

Algunas de las medidas de la protección de la especie son:

  • Garantizar sus hábitats protegiéndolos.
  • Administración de los efectivos de sus poblaciones.
  • Educar a la población con los valores necesarios para crear la conservación de uno de los animales más icónicos del mundo.