Aunque hoy en día el 30 abril es un día de fiesta y alegría, porque que celebramos a los pequeños de la casa, no siempre fue así y su origen se remonta a una historia mucho más triste y trágica, ya que esta fecha es para conmemorar a los niños que fueron víctimas de la Primera Guerra Mundial.

Después del trágico conflicto que dejó a miles de personas y familias afectadas, el 26 de septiembre de 1924 la Liga de las Naciones ratificó la Declaración de Ginebra sobre los Derechos de los Niños, que buscaba la protección de los menores.

Tras el surgimiento de la Organización de las Naciones Unidas, en 1959 se eligió el 20 de noviembre para celebrar el Día Universal del Niño. El objetivo de la ONU con esta fecha es que se recuerde que los niños son los que más sufren las crisis y los problemas del mundo, y que todos tienen derecho a la salud, la educación y la protección, independientemente del lugar donde hayan nacido.

Ahora te preguntarás ¿por qué en México se celebra el 30 de abril? Se eligió este día por tres fechas clave: El Aniversario de la Revolución (20 de noviembre) el día empalmaban, y para coincidir en la misma semana del Día del Trabajo (1 de mayo) y la Batalla de Puebla (5 de mayo).