Cuando estamos a dieta o estamos yendo al gimnasio oímos a hablar mucho de proteínas sobre cómo conseguirla, cómo prepararla o consumirla en polvo.

Y sí, la proteína es buena ya que ayuda a la recuperación muscular y crecimiento. Pero agregarle proteína a todo no te hará más saludable, razón por la cual hay que saber cómo aprovecharla. A continuación, te presentamos algunos mitos sobre esta sustancia.

Mito 1: Más proteína, más músculo

Los aminoácidos de la proteína son necesarios para reparar y regenerar el musculo, sin embargo, comer proteína no es suficiente para construir o mantener fuerza y masa muscular. En realidad, necesitas proteína y hacer ejercicio.



Mito 2: Toda la proteína se crea igual

Casi todo lo que comemos contiene un poco de proteína. Pero no todas las fuentes de proteína contienen los aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita para soportar el músculo y la salud celular.

Por ejemplo, la proteína animal es una fuente completa de aminoácidos esenciales, algo que no tiene la proteína vegetal.

Mito 3: Entre más proteína comas, mejor

En términos de músculo y hambre, hay un límite de cuánta proteína puede usar tu cuerpo. Para la mayoría, el límite está entre 25 a 30 gramos por comida. Eso es más o menos 2 huevos o una pequeña porción de carne.

Mito 4: Si estás cansada es porque no has comido suficiente proteína

El cansancio regular podría ser señal de que tu cuerpo no tiene mucha proteína. Pero esto sólo ocurre cuando tus reservas están totalmente agotadas.

Mito 5: Necesitas proteína después de hacer ejercicio

Hay varios chicos que creen que necesitan una malteada de proteína justo después de cada visita al gimnasio para maximizar los resultad. Sin embargo, esto solo aplica si estas en alguna competencia, pero los demás mortales sólo necesitamos un poco de proteína en la comida.