La comida que dan en los aviones sin duda no es lo mejor, pero es súper necesaria para los vuelos muy largos. Pero ¿qué hay detrás de toda esa comida?

A continuación te contamos de que se trata, cuando un avión aterriza, las empresas de catering se encargan de bajar toda la comida del vuelo y la basura que ésta genera. Para empezar la comida que no se usó y está en buen estado es considerado como “contaminado” y se deshecha con la finalidad de evitar la propagación de posibles enfermedades. Una vez que se reúne toda la comida que se va a desechar, se lleva a un lugar cercano al aeropuerto para ser destruida en enormes hornos.

En promedio, un vuelo de 10 horas despega con 300 pasajeros y al rededor de 600 comidas. Y según información de Green America, cada pasajero genera alrededor de un kilo de desperdicios por cada vuelo.

Sólo en 2016, más de ocho millones de pasajeros viajaron por vía aérea, produciendo más de 4.5 toneladas de desperdicio.