Si tu propósito de año nuevo es hacer dieta lo primero que debes hacer es eliminar el refresco de cola. Pero, ¿sabes por qué es necesario hacer esto? A continuación, te presentamos lo que le sucede a nuestro cuerpo tras una lata de este refresco:

Tomar un refresco de cola es como si te estuvieras tomando 10 cucharaditas de azúcar, el ácido fosfórico neutraliza el sabor dulce haciendo que no vomites.

Al subir de esta forma tan abrupta la insulina, el hígado convierte el exceso de azúcar en grasa.

Después de unos minutos de que el cuerpo absorbió la cafeína de la bebida, las pupilas se dilatan, la presión de la sangre sube y el hígado envía más azúcar a la sangre para mantener el balance. La hipoglucemia provoca vértigo y sensación de hambre. Además, se reprimen las ganas de dormir.

La acción diurética de cafeína provoca la pérdida de calcio, magnesio, zinc, sodio, electrolitos por la orina y toda el agua que contiene la bebida es eliminada del organismo sin provecho alguno.