Aunque no lo parezca, cuando dejamos de tener sexo nuestro cuerpo sufre algunos cambios, ya que dejamos de recibir los beneficios que nos ofrece esta práctica.

Y aunque no es nada para espantarse, es necesario que los conozcas pues si pueden afectar tu día a día:

via GIPHY

Tu corazón puede sufrir

Y no nos referimos a tener el corazón partido o algo parecido, sino algo más literal, pues nuestra vida sexual está ligada directamente a nuestra salud cardiovascular por lo que la falta de este elimina el impulso hormonal y aeróbico.

via GIPHY

Estrés

La falta de sexo produce estrés, pues hay una disminución de las hormonas de la felicidad que se producen cuando tenemos relaciones, y a eso se le suma que si piensas constantemente en esa falta de actividad sexual te estresas más.

via GIPHY

Adiós a las ganas

Al no tener sexo, tu cuerpo reacciona y amortigua la respuesta hormonal a la excitación  y dejaras de tener ganas.

via GIPHY

Te puedes enfermar más

Si les dices adiós al sexo, le puedes dar la bienvenida a los resfriados y a las infecciones, pues tu sistema inmunológico se debilita.

via GIPHY

Las paredes vaginales se vuelven débiles

Al tener sexo ejercitas tu vagina, por lo que al dejar de tenerlo los tejidos se relajan como respuesta a la excitación. Aunque al menos en este punto, puedes realizar ejercicios de Kegel.

via GIPHY