Sin duda uno de los temas con más mitos que realidades es el placer femenino y la raíz de esto es que la mayoría no lo entiende, y una de las razones principales es por una idea que aprendimos desde pequeñas: la mujer sólo debería tener relaciones cuando esté enamorada o tenga una conexión emocional, esto dificulta más que estemos abiertas a explorar cosas nuevas.

A continuación, te presentamos algunos de los mitos más comunes de los que deberíamos deshacernos.

Mito: La mujer solo llega al orgasmo con la penetración
Realidad: El clítoris es la clave del orgasmo, la estimulación de esta zona puede garantizar más el orgasmo que únicamente la penetración. Es más solamente 1 de cada 4 mujeres son capaces de llegar al orgasmo con penetración vaginal.

Mito: El orgasmo femenino es difícil
Realidad: Puede ser complicado porque la gente no está bien informada. Para empezar lo primero que debes saber es que la mujer necesita masturbarse 4 minutos para llegar al orgasmo. De hecho, el 95% de las mujeres que se masturban llegan al orgasmo de manera más fácil y regular.

Mito: El orgasmo es vital para una buena vida sexual
Realidad: El puro hecho de la intimidad en pareja ya es placentero, el clímax no tiene que ser la meta del sexo, hay tanto placer que se puede jugar con diferentes partes del cuerpo.

Mito: El orgasmo femenino y el masculino son diferentes
Realidad: Muchos creen que el orgasmo femenino es más placentero que el masculino, pero tanto hombres como mujeres lo describen igual y aunque son dos partes fisiológicas diferentes, estudios comprueban que se siente casi igual.

Mito: Se necesita una conexión emocional para llegar al orgasmo
Realidad: Cualquier mujer puede llegar al clímax con la estimulación correcta, venga de quien venga, un novio, un mejor amigo o ella misma.