Heather Lindsay, de 31 años y su novio David Mosher, de 35, adelantaron su boda por las pocas probabilidades de que ella sobreviviera unos días más para casarse el día acordado.

La pareja había iniciado su relación en 2015, luego de que se conocieron en unas clases de baile, en Estados Unidos, y después de más de un año de estar juntos, Mosher le propuso matrimonio, el 26 de diciembre de 2016.

Sin embargo, antes de hacerle la propuesta, a Heather le detectaron un violento cáncer de mama que ya le había invadido algunos órganos. A pesar del grave problema, David se mantuvo con su idea de casarse. Heather aceptó y acordaron casarse el 30 de diciembre de 2017.

Pero días antes de su gran día, los médicos dijeron que era poco probable que la novia llegara con vida a esa fecha, ya que su enfermedad se había expandido. Por eso decidieron adelantar la boda para el 22 de diciembre.

Desde ese día hasta ahora, las imágenes del matrimonio, que se celebró en la capilla del hospital en el que Heather estaba internada, se han viralizado y han conmovido a miles de usuarios en redes sociales.

Ese bonito momento se vio ensombrecido porque tan sólo 18 horas después falleció. “Tuvimos el año más duro de nuestra vida, pero también un gran amor”, declaró su marido tras el fallecimiento.