Con toda la euforia rodeando al nuevo iPhone 8, un youtuber hizo de las suyas para probar que tan resistente es este nuevo teléfono.

El usuario de la plataforma de videos tomó este aparato y lo puso en una licuadora y en menos de un minuto se convirtió en polvo negro.

Después hizo lo mismo con el nuevo Samsung Galaxy S8 y… tienes que ver lo que le sucede a este modelo.