Muchas personas disfrutan consentirse arreglándose las uñas y para este procedimiento en la mayoría de los casos es necesario cortar las cutículas para que las uñas luzcan más largas, sin embargo, esto puede poner en peligro tu salud.

De acuerdo a especialistas, la cutícula sirve para proteger la salud de las manos, y aunque parezca que se ve feo, es necesario conservarla.

Erika Summers, dermatóloga de la Universidad de Utah, afirma que “cuando las cortas, las heridas te hacen más susceptible a las infecciones bacterianas. Cuando la piel alrededor de las uñas es traumatizada porque muerdes o cortas las cutículas, las bacterias u hongos pueden entrar en la herida”.

La cutícula cubre la parte más importante de la uña: la matriz, por eso es fundamental conservarla.

Lo más recomendable es que en lugar de cortarlas, recurras a otras alternativas mucho más naturales y saludables, como crema para ablandar la piel o un hisopo que te ayude a empujarla un poco al fondo para que no se vea.