La red antidiscriminación “Fare” aconsejó a los aficionados homosexuales o miembros de minorías que tengan planeado de asistir a la Copa Mundial de Rusia 2018: “Vayan al Mundial, pero sean prudentes”.

Piara Powar, director de la agrupación, explicó que en Rusia no es un delito ser homosexual, sin embargo, pueden estar en peligro dependiendo de la ciudad y de la hora.

La homosexualidad en Rusia, dejo de considerarse delito en 1993, y como enfermedad mental en 1999, en el 2013 se promulgó una ley que castigaba con multas y penas de prisión todo acto de “propaganda” homosexual entre menores.