Para mantener tu cuerpo sano y con una excelente energía durante todo el día tienes que recargarlo con la mejor pila, y para eso está el desayuno. Sin embargo, hay quienes, en vez de alimentarse nutritivamente, prefieren comerse un tamal o unos tacos de canasta, acompañados de un atole o refresco, provocando que su cuerpo haga un triple esfuerzo para poder eliminar las calorías ingeridas.

 

Así que, si eres una persona que se preocupa por su salud y tienes tiempo para prepararte desayunos un poco más elaborados, aquí te dejamos algunas recomendaciones que seguro tus intestinos te agradecerán infinitamente.

 

  1. Inicia tus mañanas con algo de carbohidratos, proteínas, lácteos y grasas saludables:

Para comenzar el día con energía los carbohidratos son una excelente opción. Si pueden ser integrales o de asimilación lenta, como los cereales, mejor. En tanto a las grasas ‘saludables’ son realmente necesarias, tomando en cuenta el aceite de oliva y productos como el aguacate o el aceite de coco – entre otros-.

Las proteínas como las carnes o embutidos tipo: salmón, atún, jamón serrano, pavo y huevos es lo más recomendable, pues nos ayudarán a mantener el hambre a raya. Y sin olvidarnos de los lácteos, incluye algunos como el queso o la leche.

brocheta-de-salmon-y-queso-fresco-024

 

  1. Siempre es bueno agregar algo de fruta en tu desayuno:

No te olvide de integrar fruta en tu desayuno. No importa si es a través de jugos o la pieza entera. Eso sí, trata de medirte, porque en exceso nada es bueno.

fruta-desayuno

 

  1. No te olvides de los frutos secos y cereales:

Ingerir cereales y muesli en su esencia, por su calidad en asimilación lenta y la capacidad que esto tiene de saciarnos durante más rato a lo largo de la mañana – liberando la energía poco a poco-. Los frutos secos son una buena alternativa – grasas saludables omega 3- y si no se tiene tiempo de desayunar, podemos llevarnos en bolsitas herméticas un puñado de almendras, nueces, etc, y combinarlo con fruta y lácteo.

desayuno_saludable_t-t

 

  1. Agrega algo de alimentos que sacien tu hambre:

Para saciar tu hambre sin perjudicar tu salud te recomendamos comer algo de Avena, ya que es uno de los cereales más completos, al igual que el pan integral. Y en cuestión de frutas elige la naranja, manzana o plátano. Aunque si lo tuyo son las proteínas, no hay nada mejor que el huevo y embutidos magros.

 

gpaletas

 

giphy-44