El año comenzó y con él las listas de propósitos de cambio. Y el que no falta en cualquier lista es cuidar más nuestra salud haciendo dieta, aunque no sea precisamente para bajar de peso sino para desintoxicar el organismo de lo que nos dejaron las fiestas.

Sin embargo, a veces necesitamos desintoxicarnos de algo más que de la comida, las redes sociales pueden ser un gran contaminante. A continuación, te presentamos algunas situaciones que si te producen ansiedad deberías considerar hacer cambios en tu rutina para liberarte un poco del mundo digital:

Tienes terror a quedarte fuera de algo

Puede que sufras lo que en inglés se denomina FOMO (fear of missing out = miedo a quedarse afuera) Cada vez que elegimos, dejamos de hacer algo, de ver a alguien, etc. Sin embargo, existen estudios recientes que asocian este miedo irracional a la sensación de desconexión. Mantén la calma: si tienes que enterarte de algo relevante, lo harás en tiempo y forma.

Chequeas de manera compulsiva tus redes sociales

Esta conducta no solo impide tu concentración, sino que es probable que incurras en el llamado Phubbing (del inglés ‘phone’ (teléfono) y ‘snubbing’ (ignorancia, rechazo): término que alude a ignorar a la persona con la que estamos interactuando por priorizar el teléfono. Identifica si eres adicto a tu Smartphone descargando alguna de las apps que analizan tu interacción con el teléfono: no podrás creer el tiempo que pasas en las redes.

Crees que todos son más felices que tú

Existen estudios científicos que demuestran que quienes viven pendientes de las redes sociales, experimentan insatisfacción con su propia vida, producto de creer que “el pasto siempre es más verde en el jardín del vecino”. Cultiva tu propio jardín. Focaliza en lo que quieres para tu mundo, no en lo que los demás hacen.