¿Alguna vez te has preguntado por qué la gente habla tanto de los “súperalimentos” y por qué se supone que son tan buenos?
1.- Se llaman súperalimentos porque tienen una alta densidad nutricional con un bajo aporte de calorías por porción. Algunos tienen más cantidad de algún nutrimento necesario para el funcionamiento óptimo del organismo, que cualquier otro.
2.- Se caracterizan por mejorar el sistema inmune, prevenir enfermedades y disminuir la inflamación.
3.- A cualquier hora, de cualquier forma y acompañados de cualquier alimento, no hay reglas específicas. Lo que sí es que debes consumirlos con moderación y de preferencia en su forma más natural (no en suplementos o pastillas).
4.- Es importante que no abuses de los súperalimentos, ni en pastillas, cápsulas ni de forma natural. Lo mejor es evitar pensar que por consumirlos en exceso vamos a tener mayor salud. La porción o dosis recomendad es más que suficiente para ver efectos positivos.
Algunos de estos súperalimentos son los siguientes (algunos seguramente ya consumes): chía, aceite de coco, espirulina, guaraná, raíz de maca, acai, lúcuma, pasto de trigo, cacao, camu camu, cáñamo, bayas de Goyi.