Muchos estudios e investigaciones han demostrado que tejer es bueno para la salud mental.

El informe The Health Benefits of Knitting de Knit for Peace muestra algunos de los muchos beneficios para la salud como:

El tejido de punto mejora drásticamente la salud física y mental, como reducir la presión arterial, disminuir la aparición de la demencia, distraer del dolor crónico, mantener los dedos artríticos en movimiento y combatir la depresión y la ansiedad.

Es una actividad que puede continuar hasta la vejez. Es una actividad sociable que ayuda a superar el aislamiento y la soledad, una característica de la vejez. Es una habilidad que puede continuar cuando disminuyen la vista y la fuerza.

El estudio se realizó en 2012 en la Clínica Mayo a personas mayores de 60 años y encontraron que las que leían o tejían tenían de un 30 a 50% menos probabilidades de tener deterioro cognitivo. Además, el 10.7% dijo que tejer les ayudaba con el dolor crónico y con los síntomas de la artritis.