El mal aliento es en ocasiones puede ser síntoma de que algo no estás haciendo bien en tu rutina de higiene o algún problema estomacal.

Esta afección es más común de lo que crees y la padecen alrededor de 80 millones de personas en todo el mundo, si eres una de ellas sigue estos pequeños consejos.

Cepilla tus dientes 3 veces al días

El lavado diario es fundamental para remover la placa y los restos de comida, el importante que dure entre dos y tres minutos.

Usa hilo dental

El hilo dental sirve como complemento al cepillo de dientes ya que elimina los restos de comida donde el otro no llego.

Lava la lengua

Recuerda que en las papilas gustativas también quedan restos de comida por lo que es importante lavar la lengua.

Tomar agua

Toma entre 6 y 8 vasos de agua para evitar la resequedad en la boca y evitar el mal aliento.

Mastica apio

Las verduras crocantes aumentan el flujo de saliva entre las comidas y ayudan a arrastrar las bacterias de los dientes, la lengua y las encías.

 

Es importante que acudas a tu dentista frecuentemente, sobretodo si el mal aliento es persistente.