Es normal que te preocupes por tu pareja, pero no hay que exagerar hasta el punto de convertirte en su segunda mamá.

Esta actitud puede trae un sin fin de problemas, pues a todos nos gusta tener una pareja y no un padre o madre que te resuelvan la vida. Así que aquí te dejamos algunas actitudes que podrían complicar tu relación:

1.- Cuidas todos los detalles de su vida laboral.

2.- Le mides el tiempo.

3.- Le quitas responsabilidades.

4.- Das el visto bueno a sus amigos.

5.- Controlas todos sus movimientos.