Sin duda llevar un estilo de vida saludable nos ayuda a mantener un peso saludable y combatir la obesidad. Y recientes investigaciones han demostrado que cocinar en casa y evitar ver televisión mientras comemos reduce las posibilidades de subir de peso.

Investigadores de la Universidad de Ohio analizaron el vínculo entre los alimentos que se comen en familia y el riesgo de padecer obesidad. El estudio afirmó que los adultos que no ven TV mientras comen alimentos hechos en casa con sus familias son menos propensos a padecer obesidad.

La co autora del estudio, Sarah Anderson, explicó esta relación: “La obesidad fue tan común en los adultos que comían con la familia 1 o 2 veces a la semana como en los que comían con la familia todos los días. Sin importar la frecuencia de las comidas en familia, la obesidad fue menos común cuando los alimentos se consumían con la TV apagada y se preparaban en casa”.