El amor es aquella energía que nos rige, que nos da impulso en el día día y existen muchas formas de experimentarlo y demostrarlo. Si hablamos de pareja al instante nos montamos una película de romance en nuestra cabeza, en donde queremos que todo sea como en un cuento de hadas.

giphy-2

Es así es como se nos ha enseñado que es el amor, la cultura popular nos lo vende de esa forma que asimilamos. Pero esto no es exclusivo de nuestra contemporaneidad sino que estamos cargando con una construcción socio cultural que se terminó de consolidar en el S. XIX, etapa que nos heredó lo que hoy conocemos y experimentamos como el amor romántico.

giphy-3

En donde aprendemos a basar nuestra completa felicidad en nuestra otra mitad, muchas veces olvidándonos que nosotros somos la fuente de nuestra propia alegría y plenitud. E incluso fomenta esta idea de tolerar todo hasta el fin de los tiempos, es una necesidad de sentirnos amados y visualizando que el amor es aguantar todo lo posible adentrándose en un rumbo insano y peligroso. 

giphy

Cuando nos enamoramos entramos en una fase de exaltación en donde solemos idealizar y generar altas expectativas acerca de nuestra pareja junto con lo que queremos vivir a su lado. Nos sentimos en un rush de extrema felicidad en donde todo, leáse bien, todo es absolutamente perfecto.

giphy-4

Todo lo queremos realizar con nuestro amor y durante un tiempo todo parece maravilloso pero a largo plazo podemos desarrollar conductas dependientes y dañinas que nos pueden afectar emocionalmente y por supuesto que mermen el desenvolvimiento que tenemos en nuestra relación. Lo que nos puede provocar ira, desencanto, frustración, tristeza todo por establecer un imaginario que puede alejarse mucho de nuestra realidad porque al final todos somos seres humanos con defectos y virtudes. El tema es sacar a relucir lo bueno y trabajar lo malo para ser mejores personas.

giphy-5

Así que no está mal cuestionar el amor romántico, todo lo contrario, ya que no es la única forma de experimentar el amor, de sentirlo o demostrarlo. ¿Pero como podemos cambiar o enaltecer esta perspectiva de amor que todos tenemos? La respuesta reside en el BUDISMO que es una filosofía que promueve la compasión como la base de todo nuestro proceder en esta realidad.

giphy-6

A grandes rasgos las monjas y los monjes budistas señalan que el amor romántico nos enseña a querer que nos amen, nos den felicidad sin muchas veces contemplar o ser empáticos con el proceso de vida de la persona que amamos.

giphy-7

Compasión, bondad, alegría, ecuanimidad, paz y libertad son los valores en los cuales se concibe el amor entre dos personas para el budismo y todo esto lo podemos aprender, sentir y aplicar por medio de la MEDITACIÓN que es considerado el medio para liberarnos del apego, el egoísmo y sufrimiento. Que son las cosas que dañan gravemente las relaciones. De tal manera, que el budismo nos permite canalizar de mejor manera nuestra ideas, emociones y acciones en un contexto de pareja.

giphy-8

No estamos diciendo que nos deslindemos por completo de vivir una vida romántica llena de detalles, pero sí es bueno realmente replantearnos y comprender que el amor se puede nutrir aún más y que puede desvincularse de estos apegos que generamos. Y por supuesto, el estar al pendiente de lo que a nuestro amor le gusta y tener paz interna para así desarrollar un amor con consciencia, más realista y asertivo. En donde seamos más dichosos y resilientes para que podamos vivir plenamente el momento presente tanto en las subidas como en las bajadas. En donde nuestra pareja se consolide en una base de apoyo sólido.

giphy-9

Y para que nos quede súper claro les compartimos este vídeo donde sale Pema Chodron, una monja tibetana que nos sintetiza esta explicación con mucha parsimonia y sí, amor:

 

Leave a Reply