Una duda que hemos tenido por años, pero que la seguimos fomentando usándolo en el cuarto dedo de la mano izquierda.

El uso del anillo de compromiso no es una tradición reciente de hecho, comenzó hace más de 6 mil años en Egipto. Aunque usarlo en un dedo específico comenzó apenas hace 450 años cuando la Iglesia de Inglaterra se separó de la Iglesia Católica.

Los ingleses escogieron la mano izquierda porque era la mano contraria a la que utilizaban los católicos.

La regla está inscrita en la serie de libros de oraciones “The Book of Common Prayer” de la Iglesia Anglicana, ahí aparece específicamente que el anillo debe ir en el cuarto dedo de la mano izquierda.

Sin embargo, han surgido varios mitos a partir de este uso. Al principio se le atribuía a Appian de Alexandria, un historiador grecorromano del siglo II, él escribió que los antiguos egipcios creían que había un nervio que iba de ese dedo hasta el corazón, confundiéndolo con una vena y llamándolo ‘vena amoris’ o vena de los amantes. Esta idea es totalmente falsa, pero muy creída hoy en día.

 

About The Author

Related Posts

Leave a Reply