En las aguas de Xochimilco, la tierra de la flor y la labranza del el antiguo imperio mexica, habitó una criatura fantástica. Un anfibio que era considerado místico para los ancestrales habitantes del Valle de México, estamos hablando del AXOLOTE.

giphy-46

¨El animal de la piel lisa de agua¨ o más imponente, ¨el monstruo del agua¨ en la mitología nahua, se vincula con Xólotl, hermano del dios Quetzalcóalt. Considerado el dios del atardecer, del mundo espiritual,  una energía vinculada fuertemente con el sol y la luna.

giphy-47

En aquella época fue considerado un alimento sagrado de índole medicinal, exclusivo porque aludía al universo de los dioses. 

Actualmente es foco de anteción no solo por su fantástica apariencia, de tintes caricaturescos e intimidantes, ya que desde cierto ángulo tiene expresiones muy tiernas.

Pero por otro lado refleja esa magnificencia que le refiere a ese aire de deidad.

Y efectivamente, es un animalito fuera de serie que ha atraído la atención de la ciencia porque tiene el super poder de regenerar cualquier parte de su cuerpo que pueda tener algún daño. ¡Increíble!

Aparte de ser muy longevo llegando alcanzar los 15 años de edad.

Hoy en día, este animalito ícono de la identidad mexicana tristemente se encuentra en peligro de extinción y su reproducción se da principalmente en cautiverio. Ya desde 2014 se registró la existencia de una treintena de ejemplares. Así lo ha señalado el doctor Luis Zambrano, especialista y activista en el tema. 

Esto como consecuencia principalmente de la amenaza humana porque existe una reducción de los canales de agua donde solía habitar, la contaminación de la misma por la agricultura por los pesticidas y por amenazas de peces depredadores.

Pero aún hay esperanza, ya que el gobierno junto con la comunidad científica mexicana están estableciendo refugios para que la especie pueda persistir, fomentando la limpieza del agua de Xochimilco.

Así que no seamos indiferentes y apoyemos en la preservación de esta especie única del Valle de México y emblema de la mexicanidad. 

Leave a Reply