Según un estudio realizado por Alexandra Brodsky para el Columbia Journal of Gender and Law, descubrió el incremento de una práctica que pude poner en riesgo la salud: stealthing, la cual consiste en que el hombre retira el condón sin el consentimiento de su pareja.

Quitar el preservativo sin consentimiento expone a las víctimas a riesgos físicos de embarazo y enfermedades.

También puede interpretarse como una transformación del sexo consensuado en sexo no consensual. De hecho en Reino Unido esta nueva tendencia se considera ilegal por que se viola el consentimiento condicional.

Hay una enorme diferencia entre aceptar tener sexo con un condón y acordar hacerlo sin uno. El primero es sexo protegido, la segunda te expone a cualquier ETS que tenga la otra persona, incluido VIH”, dijo en entrevista la sexologa Tracey Cox.