Este domingo en América y lunes en Europa, África y Medio Oriente se pudo observar un espectacular eclipse lunar, con el que concluye una serie de 4 eclipses, conocidos como “lunas de sangre”.

El eclipse inició a las 7:11 P.M. tiempo de la Ciudad de México (-6 tiempo universal); el eclipse total tuvo lugar a las 9:11 P.M. y tuvo su punto máximo a las 9:47 PM.

El eclipse lunar de este domingo fue el cuarto de la tétrada de eclipses de la llamada “luna de sangre” que inició en abril del año pasado y culminó este 28 de septiembre. En total cuatro eclipses lunares totales con un intervalo de aproximadamente 6 meses y sin un eclipse parcial entre ellos, una sucesión que no se presentaba desde los años 1600.

El apelativo de “luna de sangre” que se ha difundido en gran cantidad de medios es un tanto controversial, arbitrario y hasta apocalíptico. Se trata de la interpretación de una serie de predicadores que han ligado el texto de Joel, 2:31 (“El sol se tornará en tinieblas, y la luna en sangre, antes de que venga el día grande y espantoso del Señor”), con la coincidencia de que estos eclipses lunares se empatan con fechas importantes para la religión judeocristiana. En particular el pastor John Hagee, que ha escrito un best seller llamado Four Blood Moons (Las cuatro lunas de sangre), en referencia a esta tétrada, con toda una serie de profecías asociadas.

En realidad el efecto de “luna de sangre” es común a todos los eclipses lunares y no sólo a esta tétrada. Durante el eclipse podremos ver el borde de la Tierra con un resplandor rojizo: estaremos viendo todos los amaneceres del planeta en uno sólo (lo que para los antiguos era la devoración planetaria de un dragón). Astrónomos también han observado un color turquesa que es resultado del ozono.

Pijamasurf
(www.pijamasurf.com)

About The Author

Related Posts

Leave a Reply