La historia de la crema de avellanas comenzó en 1951, cuando Pietro Ferrero, dueño de una pastelería en la región de Piamonte tuvo la idea de transformar la barra de chocolate en una crema que fuera untable, el resultado fue una textura similar a la que conocemos hoy en día, sólo que el nombre de esta crema era Supercrema Giandujot.

La nutriologa Liliana Semenoff explica que la crema de avellanas no es un alimento que tenga beneficios: “Es alta en grasa y aporta muchas calorías”.

Pero ¡conserva la calma! Esto no significa que la debamos sacar forzosamente de nuestra dieta. “Un consumo moderado, una o dos cucharaditas cafeteras, una o dos veces por semana no perjudica si la persona es sana y tiene un estilo de vida saludable”, señala Semenoff.

Una cucharadita cafetera equivale a 100 calorías y para bajarlas, necesitas caminar o correr alrededor de 15 cuadras. Así es que si la crema de avellanas es parte de tu dieta, ya sabes cuánto debes consumir.

About The Author

Related Posts

Leave a Reply