¿Amas tanto a tu perro o a tu gato que no puedes evitar besarlos en la boca y dejar que ellos te respondan con lamidos?

Pues esta muestra de cariño es mucho más peligrosa de lo que imaginas.

Un estudio de la Universidad Kitasato, en Japón, descubrió que el contacto con fluidos corporales de nuestras mascotas, desde besos de tus gatitos o hasta recoger el excremento de tu cachorro, puede aumentar tu riesgo de cáncer estomacal.

Esto sucede por la bacteria helicobacter heilmannii, que causa linfoma gástrico MALT, un tipo de linfoma que puede afectar a diversos órganos del cuerpo humano, entre otros al estómago.

Esta peligrosa bacteria se encuentra en los fluidos corporales de los animales, especialmente de las mascotas, y puede ser transferida por la saliva, excremento y orina.

picsea-357045

De acuerdo a esta investigación, el 60% de los pacientes con este linfoma fueron afectados por esta bacteria.

Para disminuir el riesgo, estas son algunas actividades que recomiendan dejar de hacer:

  • Ser lamido por un animal
  • Besar a un animal cerca de su hocico
  • Usar un utensilio de comida que haya usado el animal
  • Tocar excremento del animal sin guantes
  • No lavarse las manos después de limpiar deshechos de la mascota

About The Author

Related Posts

Leave a Reply