El último macho de rinoceronte blanco, Sudan, falleció en Kenia a los 45 años por “complicaciones relacionadas con su edad”, así lo informaron sus cuidadores este martes.

El animal formaba parte de un proyecto para evitar la extinción de la subespecie tras décadas de caza ilegal, con la ayuda de dos hembras que aún siguen vivas. Una es su hija, Najin, y la otra es hija de ella, Fatu.

En teoría, la muerte de Sudan representa la extinción de esta subespecie de rinoceronte. Sin embargo, los científicos están enfocados en desarrollar técnicas de fertilización con esperma almacenado y óvulos extraídos de las dos hembras vivas.

Sudán nació en 1973 en Shambe, Sudán del Sur, en esa época quedaban unos 700 ejemplares de su especie.

About The Author

Related Posts

Leave a Reply