El flujo vaginal es de lo más normal, ya sea que sea que se encuentre cerca tu periodo o no. Sin embargo, no cualquier flujo es normal así que si notas algún cambio de olor, color o consistencia lo mejor es poner atención. A continuación, te mostramos algunas razones por las que tu flujo pueda estar cambiando, sin embargo, lo más recomendable es comentárselo a tu médico para que te el diagnóstico correcto.

Estás ovulando: Si notas que el flujo tiene una consistencia más líquida, similar a la de una clara de huevo, podrías estar ovulando.  La función de este fluido es hacer más sencillo el camino del esperma hacia el óvulo.

Estás estresada: El estrés podría afectar la cantidad de flujo que tu cuerpo produzca. Es normal que de vez en cuando hayan cambios en el flujo, pero deberías poner atención a la presión y qué tanto le has estado exigiendo a tu cuerpo últimamente.

Flujo con sangre: El flujo vaginal con sangre suele ser algo  normal como parte del sangrado menstrual.  Sin embargo, si este fluido persiste, podría ser causa de algo más delicado como una infección vaginal, uterina o pélivica.

Una infección: Existen 3 formas de saber si tu flujo implica una infección: el olor a pescado, una textura gruesa y un cambio repentino de color. Si notas estos cambios, es importante que los menciones con tu médico y le platiques todas tus dudas.

About The Author

Related Posts

Leave a Reply