Estamos acostumbrados a ver a la Duquesa de Sussex en grandes galas, ataviada con trajes y vestidos dignos de una persona de la realeza, pero pocas veces la veremos como la encontró Lisa Petrillo.

Ella estaba caminando tranquilamente por los alrededores del Palacio de Kensington y ¡Oh sorpresa! Se topó cara a cara con Meghan, quien sacó a pasear a su perrito y hasta le recogió su popocilla. Jiji.

Al parecer, ante el encuentro en donde Lisa la reconoció, la Duquesa fue sumamente amable con ella, tanto que la describió como una persona muy dulce. ¡Aaawww! No esperábamos menos de ella. 

Leave a Reply