Cuando las mujeres pasan de los 30 años de edad comienzan a sufrir mucho para poder bajar de peso, ya que el metabolismo comienza a hacerse más lento, dificultando la perdida de grasa en el cuerpo.

 

Y por eso se recomienda aprender a llevar un estilo de vida saludable, haciendo alguna actividad deportiva recurrente como salir a correr, nadar o ir al gimnasio, pero principalmente el tratar de llevar una dieta balanceada.

 

Todo esto con la finalidad de evitar que la grasa se siga acumulando en la zona del vientre, porque aparte de que ayudará a lucir una mejor figura, también disminuye estos efectos negativos en la salud.

 

realizar-abdominales-500x334

 

Riesgo de cáncer

De acuerdo con el estudio Prospective Epidemiologic Risk Factor, presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica, la grasa abdominal es un factor de riesgo para padecer cáncer en mujeres, especialmente en aquellas que están en la posmenopausia.

 

Diabetes

Las mujeres que tienen más de 88 centímetros de cintura (102, en hombres) son propensas a sufrir de diabetes, hasta tres veces más. Lo anterior, porque promueve la resistencia a la insulina y el desajuste en los niveles de azúcar.

 

Ataque al corazón

Otra consecuencia del cúmulo de grasa en esta área, son las afecciones cardiovasculares, entre ellas, un fallo cardíaco.

 

Presión arterial

Según especialistas de Clínica Mayo, es importante controlarla pues, de lo contrario, pueden presentarse desajustes en la presión arterial, ya sea elevarla o bajarla.

 

Colesterol

Este es otro mal que se puede mantener a raya sin las lonjitas del abdomen. El colesterol malo puede causar, entre otras afecciones, el síndrome metabólico y problemas del corazón.

 

Muerte súbita

El problema más grave de una cintura ancha es éste, pues como mencionamos, el riesgo de un infarto es potencialmente mayor.

 

Siéntete bien cuidando de tu cuerpo.

 

giphy-downsized-large-2

About The Author

Related Posts

Leave a Reply