La vagina es una de las zonas más delicadas de nuestro cuerpo y cualquier señal que pudiera parecer fuera de lo común necesita atención, por eso si has notado algo de lo que te vamos a mostrar a continuación deberías considerar acudir con tu ginecólogo:

Mal olor: Una vagina sana tiene su propia fragancia, pero ¿cómo puedes identificar si es una saludable o no? Un olor de pescado con flujo transparente puede ser señal de infección. Un olor fuerte con flujo verde puede ser ocasionado por una ITS. En teoría, tu vagina no debería desprender un olor predominante.

Flujo irregular o comezón: Si tienes un flujo que parece queso cottage o tiene una coloración amarillenta o blanca, puede que tengas una infección. Ésta sucede por culpa de un hongo y puede ser tratada con antibióticos. Para evitarlas, toma agua, come yogur y límpiate bien.

Ardor al orinar: Ésta puede ser señal de una infección urinaria, y usualmente es causada por sexo.

Sangrado irregular: Si el sangrado o manchas de sangre ocurren cuando no estás menstruando, puede ser un desequilibrio hormonal ocasionado por métodos anticonceptivos, estrés, o cambios drásticos de peso.

Infecciones vaginales constantes: Si tu vagina sufre de infección, tras infección, tras infección, tal vez necesite un ‘break’.

 

About The Author

Related Posts

Leave a Reply