Todos al menos una vez en la vida hemos pasado por la crisis de la identidad: una etapa en la que no nos gusta el estado de nuestros asuntos, por lo que es necesario tomar decisiones y se nos dificulta por la responsabilidad que conlleva.

Por eso te explicamos como ‘aprender a tomar decisiones’ y no morir en el intento.

En la psicología existe un truco llamado “frasco de mermelada”. En un supermercado llevaron a cabo una investigación ofreciendo a los clientes un cupón para obtener un frasco de mermelada gratis. Algunos días a los clientes se les ofrecían 6 sabores para la degustación, en otros días, 24.

mermelada

Dentro de una semana se pudo sacar una conclusión contundente: a la mesa con una gran variedad de mermelada se le acercaban muchas personas, pero solo el 3% de ellas se llevaban algo. En los días con la variedad limitada a 6, las compras se realizaban 2 o 3 veces más seguido.

Fue evidente que una gran variedad hace la decisión más difícil. Y, en cambio, cuando hay pocas opciones, se vuelve más fácil tomar una decisión.

Lo mismo ocurre con el ejemplo del trabajo. Examina bien las vacantes: ¿qué es lo que te importa en realidad? ¿El horario, la ubicación de la oficina, el salario, las perspectivas, etc.? Será más fácil tomar una decisión si evalúas tus habilidades y deseos objetivamente, y en una lista de 100 vacantes solo pueden quedar 3.

Lo mejor de este método es que lo puedes aplicar en cualquier área de tu vida: familia, hobby, salud, crecimiento, dinero.

made

About The Author

Related Posts

Leave a Reply